Sobre la “guerra  estúpida”, como la ha calificado  Augusto Céspedes, la opinión de Alcides Arguedas tal vez sea  la más cercana a la realidad: “La tragedia del Chaco – ha dicho el autor de Raza de bronce - es obra de periodistas estúpidos, de militares ineptos y de políticos mediocres”. Como se recordará, el presidente Salamanca dio la consigna de “pisar fuerte en el Chaco”, y a él le hicieron los militares bolivianos el único “corralito” exitoso de la campaña,  en Villa Montes.  Cuando el enemigo llegó a donde ya no podía avanzar más,  se dio por finalizada la guerra. La última batalla se perdió en el campo diplomático. Argentina ayudó secretamente al Paraguay y su canciller Saavedra Lamas fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, atribuyéndole la pacificación del Chaco. Esa “paz” significó para Bolivia, además de las pérdidas humanas,  otra desmembración territorial.

Una referencia bibliográfica importante es el ensayo “La literatura boliviana de la Guerra del Chaco (1969)", cuyo autor es Don Jorge Siles Salinas. Allí se lee: “La lectura de las novelas y cuentos inspirados en la guerra nos lleva a la comprobación decepcionante de que ninguna de esas obras ha sido capaz de juzgar ese duelo entre las dos naciones a la luz de su propia realidad histórica y cultural”. Más adelante añade: “la insensatez de la tragedia del Chaco radica, precisamente, en su carácter fratricida. Esto, desgraciadamente, no supo verlo ninguno de nuestros escritores de ese ciclo literario”.

Pero el crítico más autorizado es sin duda Carlos Medinaceli, quien se refiere con ironía a los “chacólogos”. En 1936, es decir, a un año de finalizada la guerra, escribe: “Aunque sea doloroso decirlo, este año no se ha publicado ninguna obra, en ninguno de los géneros, que esté a la altura  del dolor boliviano  o que haga frente a la realidad que nos aplasta”.

Sin embargo, de lo que se ha escrito y publicado hasta ahora,  el tiempo -ese juez supremo e inapelable– ha rescatado el cuento que titula “El pozo” de Augusto Céspedes. Es decir, que cuando se habla de la literatura de la Guerra del Chaco, el título que de inmediato viene a la memoria de la gente que ha leído un poco, es el de ese cuento. Y también en el contexto latinoamericano  “El pozo” es una pieza antológica infaltable. La sed, como fatídico enemigo invisible, pero real, está narrada con gran maestría por el mencionado escritor.

En un nivel más popular y más extensivo, es probable que la expresión artística del sentimiento del dolor no esté en la literatura sino en la música. El kaluyo “Boquerón abandonado” y la cueca “Infierno verde”, son  piezas emblemáticas del acervo nacional; han pegado fuerte en la sensibilidad y el gusto popular. Son  el homenaje vivo y permanente a nuestros héroes.

Comunicación y lenguajes

La Guerra del Chaco en la literatura
Articulación con matemáticas
Para saber más

Ingresa a los siguientes links

Escanea el siguietne Código QR

gallery/qr_img
Nombre  
Email  
Grado  
Mensaje  
Adjuntos  
Realiza el siguiente cuestionario:

1. Escribe tres temas importantes que se podrían trabajar en los documentos sobre la literatura de la guerra del Chaco.

2. Realiza una comparación y aplicación teórica de los artículos al relato  de"El pozo" de Augusto Céspedes.

3. ¿Cómo defines la identidad de la literatura Nacional  a partir del tema transversal histórico, químico y biológico? Elabora un párrafo de comentario para subir a la página.

gallery/chaco, 1934_cecilioguzman
La producción en la pintura

Guerra del Chaco

Característica de su pintura es el realce del elemento indígena en sus cuadros, muestra de lo cual puede verse en sus obras El triunfo de la naturaleza (1928, Museo Nacional de Arte, La Paz) y El beso del ídolo (1929, Casa de la Moneda, Potosí). Otros de sus cuadros famosos son Fruta paceña y Poemas de raza. En su carrera trabajó la composición estructural y la estilización cercana al cubismo. Tras una etapa expresionista en la que prevalece la representación del indio -propia de la época de la Guerra de El Chaco (1932-35)-, volvió a su característica paisajística andina.

Cecilio Guzmán de Rojas
GIL COIMBRA
gallery/gil coimbra
gallery/el pozo
gallery/infierno
gallery/tp
gallery/tp
gallery/tp
gallery/tp
gallery/tp

Artista, pintor y escritor. Asistió a la Guerra del Chaco (1932 - 1935). De formación autodidacta, expone sus cuadros desde 1934, en galerías nacionales y del exterior. Nueva York (1959), Brasil y Perú. Diputado (1944 - 1956). 

Meses antes de su fallecimiento, Coimbra le dijo a Francovich: "He vivido en tránsito y lo transitorio ha sido siempre mi condición. Mis ojos están tanteando, siempre el próximo terreno. Mi obra es un viaje de la nada de donde partí a la insignificancia a donde voy llegando".

gallery/er

Lic. Erika Loaiza

Profesora de Comunicación y lenguajes de la Unidad Educativa Boliviano Alemán "Ave María".

gallery/tp

El Pozo

Cementerio

Infierno Verde